GENERADORES DE NIEBLA

Un generador de niebla es un sistema de seguridad para emergencias por robo que actúa una vez se ha disparado el sistema de alarma. La función de los generadores de niebla es entorpecer la movilidad del intruso para dificultar sus movimientos y su salida del recinto donde han accedido. A pesar que cada vez es más reducido el tiempo desde que salta el aviso de alarma hasta que intervienen las autoridades competentes, es justamente en ese lapso, cuando el generador de niebla se convierte en un sistema de seguridad efectivo para atrapar a los ladrones.

El dispositivo dispara una enorme columna de niebla ultra densa que dificulta notablemente la movilidad de los intrusos tanto para acceder a otras zonas del recinto, como para salir de éste. Es tal la cantidad de niebla que expulsa este sistema que impide la visibilidad a más de 30 centímetros de la vista. Adicionalmente se puede instalar una barrera de sonido que salte a la vez, junto con el disparo de niebla. De esta forma anulamos, además de la visión, el sentido auditivo dificultando aún más si cabe la movilidad de los intrusos. Esta privación sensorial hace que el generador de niebla sea uno de los sistemas de seguridad más eficaces que existen para la disuasión de los ladrones, minimizando las pérdidas o daños a la propiedad y activos.

La niebla que dispara el dispositivo de emergencia es totalmente inocuo para las personas y cualquier tipo de contenido que haya dentro de la superficie. Puede permanecer sin disiparse hasta 45 minutos después del disparo dependiendo del tamaño de la superficie vigilada. Una vez se haya dispersado la niebla no deja ningún tipo de residuo en el habitáculo.

Más de 2000 personas han depositado su confianza en INSPOREL. ¿Y tú?

Abrir chat